Tercera jornada de la Cumbre de Líderes del G7

0
461

El G-7 Uno de los objetivos convencer a las principales economías emergentes para que ayuden a hacer cumplir las sanciones contra Rusia

En vísperas de la cumbre del G-7, EE.UU. y sus aliados sabían que tenían que hacer más para ganarse el favor de las naciones que también cortejan China y Rusia. La reunión del fin de semana en Japón demostró que tienen un largo camino por delante.

La reunión en Hiroshima, escenario del primer bombardeo atómico en 1945, mostró los horrores de las armas nucleares tras las amenazas del líder ruso Vladimir Putin de utilizarlas en Ucrania. La visita sorpresa de su presidente, Volodymyr Zelenskiy, le dio la oportunidad de apelar a los líderes de las economías emergentes, también invitados a la cumbre y que han adoptado una postura neutral -y a veces ambivalente- respecto a la guerra.

Sin embargo, al Grupo de los Siete países más ricos le costó ver progresos tangibles, aunque algunos funcionarios occidentales afirmaron que el bloque iba en la dirección correcta en comparación con años anteriores.

Tres invitados clave -el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, el indio Narendra Modi y el indonesio Joko Widodo, que en conjunto supervisan una cuarta parte de la población mundial- hablaron de la necesidad de paz en términos generales, sin respaldar la opinión del G-7 sobre Ucrania. Un funcionario brasileño dijo que la agrupación estaba incluso perjudicando los esfuerzos de paz al tomar claramente partido en la guerra.

A Lula lo agarró desprevenido la aparición de Zelenskiy, y los funcionarios brasileños la describieron como una posible “trampa”. No se reunieron durante el fin de semana a pesar de la petición del presidente francés, Emmanuel Macron, que instó a Lula a entender que en Ucrania hay un agresor y una víctima, según un funcionario del Elíseo. El líder brasileño había dicho anteriormente que Estados Unidos y Europa también eran culpables de la invasión de Putin.

Pero hubo pocas señales a lo largo de la cumbre de que Lula se estuviera acercando a la postura del G-7 sobre Ucrania, según un funcionario occidental que pidió no ser identificado para discutir información confidencial. El funcionario dijo que Lula parecía más centrado en proporcionar una rampa de salida para Putin y evitar una escalada en la guerra que en asegurar la integridad territorial de Ucrania.

Brasil dijo públicamente que el indonesio Widodo, conocido popularmente como Jokowi, afirmó que compartía la misma posición sobre la guerra de Ucrania que Lula. La lectura indonesia de la reunión con Lula no mencionó a Ucrania, pero Jokowi -que invitó a Zelenskiy a participar en la reunión del Grupo de los 20 el año pasado- se reunió por separado con el líder ucraniano y se ofreció a servir de “puente de paz.”

“He estado repitiendo casi hasta el cansancio que tenemos que hablar de paz”, dijo en un tuit Lula, que ofrecerá una rueda de prensa el lunes por la mañana en Japón, en el último día de la cumbre. “Ninguna solución será duradera si no se basa en el diálogo. Tenemos que trabajar para crear el espacio para las negociaciones”.

Modi, que acogerá la cumbre del G-20 a finales de este año, también se reunió con Zelenskiy por primera vez y le transmitió su “claro apoyo al diálogo y la diplomacia para encontrar una salida”. Pero el Secretario de Asuntos Exteriores, Vinay Kwatra, que habló con los periodistas en Hiroshima, no aclaró si Modi aceptó la invitación de Zelenskiy para visitar Ucrania, algo a lo que India se ha resistido dado que Rusia es un proveedor clave de energía y armas.

Las interacciones mostraron la dificultad a la que se enfrentan los países del G-7 en su intento de defender la integridad territorial de Ucrania frente a Putin ante una vaga propuesta de alto el fuego defendida por el presidente chino, Xi Jinping, el principal aliado diplomático de Rusia. Los esfuerzos de China por detener los combates han encontrado apoyo entre las naciones del llamado Sur Global, afectadas por el encarecimiento de los alimentos y el combustible, lo que aumenta la presión sobre el G-7 para que convenza al mundo de que merece la pena defender a Ucrania.

Un alto funcionario del Reino Unido consideró que el esfuerzo del G-7 había sido un éxito, y afirmó que no era realista esperar que India o Brasil empezaran de repente a sancionar a Rusia o a enviar armas a Ucrania. Sin embargo, según el funcionario, la cumbre supuso un punto de inflexión para que el G-7 implicara al Sur Global con respeto y realizara un esfuerzo concertado para contrarrestar los esfuerzos rusos y chinos por explotar el sentimiento antiimperialista en los países de centro para construir una alianza contra Occidente.

Uno de los objetivos a largo plazo sigue siendo convencer a las principales economías emergentes para que ayuden a hacer cumplir las sanciones contra Rusia, lo cual es complicado ya que no han suscrito las medidas. La estrategia de cara a la reunión era evitar presionar a los invitados para que condenaran a Putin y cortaran el apoyo económico a Rusia, y en su lugar hacer hincapié en la necesidad de mantener las reglas globales como “no invadas a tu vecino” que han mantenido al mundo próspero durante décadas, según una persona familiarizada con la situación.

Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, declaró a la prensa en Japón que “presión” no era “la palabra adecuada” para describir las interacciones del presidente Joe Biden con Lula, Modi y otros líderes. En su lugar, dijo que el objetivo era hacer hincapié en el “papel constructivo” que pueden desempeñar para apoyar el principio de “soberanía e integridad territorial, que es sacrosanto en la Carta de la ONU”.

Este punto era prioritario para los líderes, que trataban de contrarrestar los llamamientos de China a detener los combates, lo que congelaría en la práctica los logros de las tropas rusas. Zelenskiy rechazó esa formulación en una reunión la semana pasada con el enviado especial de Xi para Ucrania, y otros líderes del G-7 subrayaron que cualquier solución que no implicara una retirada rusa era imposible.

“No es un alto el fuego lo que se necesita, es la paz”, dijo el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a la prensa el domingo. “Y esa paz sólo puede lograrse si Rusia decide poner fin a su actual invasión de un vecino soberano”.

Tras reunirse con Lula, el canciller alemán, Olaf Scholz, declaró a la prensa que es “importante que todo el mundo entienda que esto no puede desembocar en un conflicto congelado y que Rusia no puede quedarse sin más con todo el territorio conquistado”. Por separado, declaró a la cadena pública ZDF que Brasil e India se dan cuenta de que Rusia es el agresor y Ucrania la víctima, y dijo que “saben muy bien lo que está pasando”.

Aun así, es difícil ver un gran cambio en público. La reunión de Modi con el anfitrión del G-7, el primer ministro japonés Fumio Kishida, ofreció un marcado contraste. Mientras que Japón publicó un extenso comunicado en el que se afirmaba que Kishida hizo hincapié en la necesidad de defender los principios de soberanía e integridad territorial, el comunicado indio sólo decía que discutieron “los acontecimientos regionales contemporáneos” y que Modi “subrayó la necesidad de destacar las preocupaciones y prioridades del Sur Global”.

Mientras que durante años se ha considerado que el G-7 daba lecciones sobre todo al Sur Global, este año las naciones han tratado de centrarse más en ofertas tangibles y específicas a países clave como máxima prioridad. Un comunicado posterior a la cumbre mencionó la necesidad de cumplir las promesas de movilizar US$600.000 millones en infraestructuras de calidad para las naciones en desarrollo y US$100.000 millones anuales en financiación para mitigar los riesgos del cambio climático, así como los esfuerzos para reformar los bancos multilaterales de desarrollo y abordar la vulnerabilidad de la deuda.

Zelenskiy declaró a la prensa el domingo que sus reuniones en el G-7 y anteriormente en la Liga Árabe eran importantes para contrarrestar una “guerra de información” rusa que se remonta a años atrás. Al preguntársele si estaba decepcionado por no haber podido reunirse con Lula, el líder ucraniano eludió la pregunta con una sonrisa burlona: “Creo que le decepcionó.”

-Con la colaboración de Sudhi Ranjan Sen, Arne Delfs, Isabel Reynolds, Norman Harsono, Yudith Ho y Alberto Nardelli.

Fuente : Bloomberg Linea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí