Guerra en Ucrania divide las cadenas de suministro con una enfocada en China y otra más occidental

0
270

La invasión de Ucrania por parte de Rusia y su posterior exclusión de las redes comerciales de Occidente ha dado lugar a que se vea obligada a girar hacia el este, hacia China y, en menor medida, hacia la India (y otras economías “no alineadas”). Esto ha consolidado la tendencia a la bifurcación de las cadenas de suministro mundiales, una centrada en China y otra más occidental, según apunta Transport intelligence (TI) en un reporte.
Esto ha llegado en un mal momento para el sistema globalizado de comercio sobre el que se ha basado la mayor parte de la prosperidad de las últimas décadas. Sólo recientemente los políticos de todas las tendencias han reconocido que se ha permitido a China utilizar las cadenas de suministro y las redes de transporte internacional como vía para proyectar su poder a nivel mundial.

Hasta ahora, la mayor parte de la oposición a la globalización ha procedido de las organizaciones sindicales, que han visto cómo muchos de sus miembros se quedaban sin empleo debido a lo que consideran una competencia desleal y subvencionada por el Estado (y en muchos casos han tenido razón). Muchos fabricantes y proveedores de la industria siderúrgica estadounidense, por ejemplo, se quejan de que se han visto obligados a cerrar operaciones debido a los costos de las normativas medioambientales que otros competidores de muchos países extranjeros no tienen que cumplir.
Durante décadas, indica el reporte, hemos asistido al retroceso del proteccionismo, donde la influencia de la política nacional e internacional disminuyó como consideración en las relaciones comerciales mundiales. Las preocupaciones económicas alcanzaron la primacía debido a la creencia de que el valor que se creaba beneficiaba a todas las partes. Lamentablemente, no todo este valor se compartió con las numerosas comunidades de Occidente que sí salieron perdiendo. Y podría decirse que no se compartió suficiente valor con la mano de obra de Asia (y otros lugares de fabricación de bajo costo para aplacar a quienes creían que los beneficios de la globalización se basaban en la explotación de los trabajadores extranjeros).
Más allá de esto, los administradores occidentales han despertado por fin a la amenaza que supone para la seguridad la externalización de elementos estratégicos de la fabricación a terceros países. Sin embargo, el desarrollo durante décadas de redes de cadenas de suministro de producción y ecosistemas altamente complejos no puede deshacerse rápidamente sin infligir un enorme daño a la economía mundial, especialmente en sectores como la alta tecnología, la automoción, los productos químicos, los productos farmacéuticos y la industria aeroespacial. China y Occidente serán conscientes de las limitaciones de su retórica frente a las realidades económicas.
La regulación de las cadenas de suministro mundiales también se utiliza ahora para obtener resultados medioambientales y sociales mediante el intercambio de acceso a los mercados nacionales occidentales a cambio de un compromiso con políticas y comportamientos más sostenibles. Si bien esto puede parecer un intercambio perfectamente razonable, también puede ser visto por muchos en los países en desarrollo como otra forma de proyección de poder occidental.
En definitiva, Ti pone en relieve los cambios en las prioridades económicas y políticas que están empezando a desentrañar la lógica de la globalización. Estas presiones se suman a la creciente comprensión del costo real del riesgo de la cadena de suministro, que debe tenerse en cuenta a la hora de subcontratar la producción o la selección de proveedores. Las catástrofes naturales, las tarifas de transporte, el cambio climático, las huelgas, las subidas del precio del petróleo y las pandemias han puesto en tela de juicio la globalización. A medida que las cadenas de suministro se politizan y se convierten en un arma, las cosas se complican aún más.

FUENTE: MUNDO MARITIMO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí