Lanzan nuevo Ron Pedro Mandinga Casco Viejo Solera

0
129

En pasados dias se llevó a cabo el lanzamiento del Ron Pedro Mandinga Casco Viejo Solera en el Pedro Mandinga Rum Bar de San Felipe, Casco Antiguo ante un grupo de invitados especiales.

Durante el lanzamiento, se presentó el nuevo Ron Casco Viejo añejado mediante el método solera, un sistema tradicional de crianza para el ron y otros licores.  Mediante este método, las barricas de ron se apilan una sobre otra para permitir el cambio de líquidos entre barricas por gravedad. Cada barrica contiene rones de distinta madurez que se combinan con rones de más de 25 años, lo que le da frescura, firmeza y equilibrio.

Para la producción de este ron, se trabajó durante más de dos años en conjunto con el Maestro Brad Kraus y las destilerías las Cabras para lograr un ron balanceado y exquisito. El ron presenta notas de cata de caramelo, vainilla, cáscara de naranja y mandarina con notas de especias y roble. En el paladar comienza con caramelo oscuro y cítrico frutal; un redondo y ligeramente dulce medio; con un final moderadamente largo de roble tostado, nueces, clavo de olor y especias.

De acuerdo con Gabrielle Gabriele Acconciagioco, Gerente General de Pedro Mandinga, para la producción de este ron, el Maestro Brad Kraus “dedicó tiempo y esmero para encontrar los mejores rones que se pudieran mezclar usando el método solera para obtener un sabor único que encarna la esencia del Casco Viejo. Estos rones están añejados entre 15-21 años y se balancean maravillosamente sin el uso de azúcar añadida.”

Pedro Mandinga lleva años innovando con sus rones artesanales que son los primeros en Panamá en producirse a base de raspadura en vez de melaza o azúcar procesada. Ahora, incursionan en el tradicional método solera para presentar el Ron Casco Viejo que resulta de mezclar ron añejo de la destilería Las Cabras de diferentes barriles y añadas para obtener un ron perfecto con un perfil único.

El ron solera y los rones artesanales se inspiran en la vida de una figura legendaria en la historia de Panamá:   Pedro Mandinga, un capitán del pueblo Cimarrón, que en el siglo XVI construyó comunidades ocultas a lo largo de la costa del Caribe. Pedro fue un líder valiente e ingenioso. Actuó como guía y socio de Sir Francis Drake, quien, un día, subió una colina alta en la selva donde se encontraba un gran árbol de Ceiba. Juntos, subieron los escalones cortados en su enorme tronco. Desde este lugar, tanto el Pacífico como el Caribe eran visibles.  Los dos hombres se sentaron mirando las “puertas de los mares, las llaves del universo”, como se llamaba al Istmo de Panamá.  Nos inspira esta historia, que ejemplifica una tradición de diversidad y colaboración que define la cultura panameña de hoy.

Fuente: Monica Alvarado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here