La economía peruana se muestra muy débil y la respuesta está en el agro

0
510

La economía de Perú, que ha resaltado por su resiliencia y por estar constantemente entre las de mejor desempeño de América Latina, no pasa por un buen momento. Tras el retroceso del primer trimestre, afectado por protestas sociales y eventos climáticos, el primer mes del segundo trimestre muestra una actividad económica que creció mucho menos de lo esperado, y gran parte de este resultado se explica por lo que viene pasando en el sector agropecuario.

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) informó que la actividad económica peruana creció solo 0,31%, por debajo del promedio esperado por analistas de 1,7% y también unos 0,3 puntos porcentuales debajo de lo que esperaba el ministro de Economía, Alex Contreras (0,6%-0,7%). Con este resultado, el período enero-abril sigue siendo negativo para la economía de Perú (-0,24%).

Fitch Ratings redujo su expectativa de crecimiento para Perú este 2023. Héctor Collantes, director del área de Minería y recursos naturales en la agencia, advirtió sobre la desaceleración económica

Algunos sectores mantienen el crecimiento, como la minería (14,36%)Este rubro ha sido impulsado principalmente por la producción de cobre de la mina Quellaveco, que entró en marcha desde setiembre del 2022.

La minería contribuyó un 1,83% en la variación de la producción nacional en abril de este año, en línea con el importante peso que este sector tiene para la economía peruana. Pero, sumado al menor aporte de crecimiento de otros rubros, no pudo contrarrestar la fuerte caída del sector agropecuario, que anotó un retroceso de 14,21%. Con ello, el agro restó más de 1% de expansión a la producción mensual de abril.

Solo el sector agropecuario ha restado más de 1% al resultado del PBI de abril. Ahí está la respuesta de la caída”, precisa a Bloomberg Línea Juan Carlos Odar, director de Phase Consultores.

Odar añade que la caída de más de 14% en el sector agropecuario, en particular, se posiciona como uno de los retrocesos más fuertes que este rubro ha sufrido en cerca de 31 años; específicamente, desde el segundo trimestre de 1992. En esa época pesaron factores similares a los que hoy se perciben, como la presencia de sequías y del Fenómeno El Niño.

En abril la producción agropecuaria se vio más impactada por la caída en la actividad agrícola, que, de acuerdo al INEI, llegó a 20,24%.Los productos agrícolas que más incidieron en el resultado negativo fueron la papa (-35,15%), quinua (-81,80%) y aceituna (-42,33%); y se registraron menores niveles de superficie cosechada y sembrada -ambos disminuyeron 39,63% y 12,65 respectivamente.

Los eventos más significativos en desmedro del sector fueron las anomalías climáticas por El Niño Costero, que se sumaron a la presencia de sequías al sur del país: según INEI, se encontró departamentos de la sierra sur mostrando temperaturas por debajo de lo normal. Esta situación afectó a los cultivos, al igual que las temperaturas superiores en la región de la costa.

La inflación de Perú este 2023 se ha visto impactada negativamente por las protestas que surgieron al sur del país entre enero y febrero, y las lluvias de los meses de marzo y abril producto del paso del ciclón Yaku y de El Niño costero.

Odar suma a los eventos climáticos el impacto negativo que se ve con rezago del desabastecimiento y alto precio de los fertilizantes, que afectó al país en el 2022. Perú no llegó a concretar la compra de urea a nivel internacional, que se había planteado para abastecer a los agricultores locales y ofrecer precios con una “tarifa social”, y en medio de esa situación el área de siembra en diversas zonas se vio afectada.

El economista explica que la importancia del sector agropecuario radica en su peso dentro de la economía local y en que es una actividad intensiva en la generación de empleo, lo que hace que cualquier resultado, positivo o negativo, impacte a la producción nacional en general más que otros sectores.

ECONOMÍA PERUANA, LEJOS DE CRECER 2% ESTE 2023

Con el resultado de abril, el panorama para este segundo trimestre mantiene un marcado sesgo a la baja. Yalina Crispin, analista de BBVA Research, señala que la actividad se mantendrá débil en mayo y junio, debido a indicadores económicos ya disponibles que muestran menores resultados.

En mayo la producción de electricidad creció menos que en abril, mientras que el indicador de alta frecuencia de consumo privado elaborado por BBVA Research continuó retrocediendo. Además, en el segundo trimestre se suspendió el inicio de la primera temporada de captura de anchoveta en la zona centro-norte del litoral”, apunta Crispin. Ello contrasta con el indicador de inversión total que tiene el BBVA, que muestra una recuperación en mayo.

Fuente: BBVA Research a partir de BBVA.

Odar considera que con un primer trimestre negativo y un mal comienzo en el segundo, un escenario favorable sería lograr que en el segundo trimestre se tenga un crecimiento de cerca de 0,5%. Pero advierte que es poco probable alcanzarlo.

“Tienes sectores que por un lado están condicionados negativamente, como agropecuario, construcción, telecomunicaciones y servicios financieros; y por otro lado, si bien la minería está en fase de expansión por Quellaveco, la producción minera no está libre de problemas que puedan surgir como bloqueos o protestas”, resalta el economista.

PUBLICIDAD

En esa línea, Odar ve un crecimiento más cercano al 0,2% para el segundo trimestre que dejaría el resultado del primer trimestre prácticamente en cero. “Para lograr un crecimiento de 2% en el año, tendrías que estar con dinámica de 4% en el segundo semestre”, alerta.

La actividad económica en 17 regiones peruanas cayó en 2023: ¿Cuáles sufrieron más?Manifestantes en Puno, Perú, el martes 7 de marzo de 2023. Perú fue sacudido por las protestas más largas y sangrientas en décadas, con la región de Puno experimentando lo peor de la violencia desde que el entonces presidente Pedro Castillo intentó disolver el Congreso en diciembre. Fotógrafo: Marco Garro/Bloomberg(Bloomberg/Marco Garro)

Para Crispin, el panorama para la segunda mitad del año seguirá siendo retador, con tasas de interés aún altas a nivel externo y un crecimiento mundial moderado. “Por el lado local, si bien la convulsión política y social ha disminuido y las confianzas van mejorando, el Niño Costero viene impactando negativamente sobre la actividad y sus efectos se sentirán incluso hasta 2024″, agrega.

“En este contexto de un primer trimestre complicado, de la debilidad con que el PBI inicia el segundo, y del deterioro de los pronósticos para El Niño (más intenso y prolongado), nuestra proyección de crecimiento de 1,9% para 2023 tiene un sesgo a la baja y la revisaremos en los próximos días”, advierte la especialista del BBVA Research.

De espera uno de los fenómenos de El Niño más intensos en 41 años, según los comparativos

El país completó un año sin que se hayan hecho modificaciones a la Remuneración Mínima Vital (RMV), en el gobierno de Pedro Castillo.

Fuente : Bloomberg Linea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí