El diésel escasea ante la inminencia del mercado de invierno

0
640

En el mundo, los precios del combustible están por las nubes en relación con el crudo del que se obtiene, lo que apunta a una escasez que debería alarmar a los gobiernos obsesionados con la inflación.

En cualquier otro momento de la historia, la situación actual del mercado mundial del diesel habría provocado el pánico en algunos países.

En todo el mundo, los precios del combustible están por las nubes en relación con el crudo del que se obtiene, lo que apunta a una escasez que debería alarmar a los gobiernos obsesionados con la inflación. Y dentro de unos meses, el hemisferio norte entrará en invierno, lo que disparará la demanda de calefacción.

La buena noticia es que el año pasado por estas fechas el mercado parecía aún peor tras la invasión rusa de Ucrania, y los precios acabaron bajando, ayudados por un invierno relativamente suave. Sin embargo, las mermadas reservas actuales hacen que el mundo no pueda permitirse sorpresas alcistas en el mercado: los frenos a la oferta pueden surgir en cualquier momento, o las sacudidas de la demanda pueden provenir del frío o de economías sorprendentemente fuertes.

Los mercados del petróleo se han visto sacudidos en las últimas semanas por el aumento de los márgenes de producción de combustible, y las restricciones a las refinerías han reducido la oferta mundial en un momento en que los productores de crudo, entre ellos Arabia Saudí, mantienen los barriles fuera del mercado.

Existencias escasas

Según la consultora Wood Mackenzie Ltd., las existencias de diesel en el noroeste de Europa disminuirán en los próximos meses. Aunque se trata de una situación típica de esta época del año, los inventarios son actualmente inferiores a los niveles históricos, aunque siguen aumentando en términos interanuales.

“Las perspectivas para el suministro de diesel en Europa son ajustadas en nuestra previsión actual, impulsadas por los menores rendimientos de diesel esperados de las pizarras de crudos más ligeros, el cambio a los rendimientos de los reactores y las interrupciones no planificadas de las refinerías”, afirmó Emma Howsham, analista de investigación de mercados de refino y productos petrolíferos de Wood Mackenzie. “Se espera que la demanda aumente mes a mes hasta noviembre”.

El cambio a un crudo menos denso -en función de los recortes de Arabia Saudí, Rusia y otros países- ha provocado que los rendimientos de diesel en la Europa de la OCDE fueran en julio más de un 1,6% inferiores a la media histórica, señaló.

En medio de la actual escasez de suministro, los mercados vigilan de cerca a China, ya que sus refinerías esperan una nueva ronda de cuotas de exportación de combustible por parte del gobierno, que les permita seguir enviando combustibles. Si bien los amplios flujos chinos podrían contribuir a aliviar la actual escasez, existe la posibilidad de que esta vez ofrezcan un alivio escaso.

Según Jianan Sun, analista petrolero de Energy Aspects, es poco probable que se produzca un aumento de los envíos de diesel chino, incluso después de que se hayan emitido las cuotas. La demanda interna de diesel en China “ha sorprendido al alza”, ya que el gasto en infraestructuras, mayor de lo previsto, ha compensado las pérdidas del mercado inmobiliario, añadió. Como consecuencia, las reservas no aumentaron ni siquiera durante las temporadas de menor demanda, afirmó Sun.

En EE.UU., los precios al por menor del diesel han subido constantemente desde finales de julio, hasta el punto de contribuir más a la inflación que la gasolina en agosto. Las refinerías estadounidenses no han podido acumular inventarios este verano, el periodo típico de crecimiento de la oferta entre las temporadas de cosecha y antes de la calefacción de invierno. Ello se debe a que, al igual que el año pasado, las condiciones del mercado han hecho de la acumulación de existencias una empresa perdedora.

El principal proveedor de Nueva Inglaterra, la refinería Irving del este de Canadá, se someterá a importantes obras de mantenimiento que durarán siete semanas a partir de septiembre. Esto deja a la región fuera del alcance de los oleoductos, a merced de los envíos marítimos desde más lejos.

Apuestas alcistas

La evolución del mercado del diesel es importante más allá del universo de unos pocos operadores especializados.

En su definición más amplia, este tipo de combustible -que tiene diversas especificaciones y se utiliza en todo tipo de aplicaciones, desde coches y barcos hasta calefacción y maquinaria pesada- es la mayor parte de la demanda de productos petrolíferos.

Además, se trata de un combustible vital para las cadenas de suministro mundiales, por lo que una escasez importante y las crisis de precios pueden repercutir en gobiernos e industrias.

El año pasado, los altos precios del diesel provocaron huelgas de camioneros en toda Asia, presionando a los gobiernos que intentaban evitar la inflación derivada del aumento de los costes energéticos. En Estados Unidos, los agricultores y las empresas de transporte que compran a granel se verán aún más perjudicados por el aumento de los costes.

La crisis actual pone de relieve el dilema que se plantea a los países que intentan abandonar los combustibles fósiles y eliminar gradualmente las refinerías de petróleo.

Según Lindell, de FGE, las recientes olas de calor han limitado la producción de las refinerías y han afectado a un sistema mundial que aún se enfrenta a la paralización de varias plantas en los últimos años.

FUENTE: BLOOMBERG

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí