Un solo error y hasta el candidato favorito pierde

0
302

El candidato favorito para ser el próximo presidente de Argentina tiene un largo historial de ataques contra uno de sus compatriotas más famosos.

Javier Milei, un libertario de extrema derecha que lidera las encuestas en las elecciones presidenciales de Argentina este mes, ha hecho muchas declaraciones polémicas en los últimos años como cuando afirmó que los humanos no causaron el cambio climático, cuando dijo que la gente debería poder vender sus órganos o cuando aseveró que la moneda de su país “no sirve ni para abono”.

Pero, para muchos argentinos, ha hecho algo mucho peor: atacar al papa.

En 2020, Milei, quien se identifica como católico, calificó al papa Francisco de “imbécil” y dijo que “es el representante del maligno en la Tierra”. El año pasado, Milei dijo que el papa siempre está “parado del lado del mal” porque apoya los impuestos. Y el mes pasado, en una entrevista con el expresentador de Fox News Tucker Carlson, Milei dijo que el papa “tiene afinidad por los comunistas asesinos” y viola los Diez Mandamientos al defender la “justicia social”.

Son palabras atrevidas para un hombre que intenta ser el presidente de Argentina, donde casi dos de cada tres personas se identifican como católicas, donde el Estado es oficialmente católico y el papa argentino es, para muchos, un héroe nacional.

Pero Milei —quien cantó en una banda que tocaba versiones de los Rolling Stones, además de ser un economista libertario, comentarista de televisión y político— no es el típico candidato presidencial.

Se ha postulado con poca estructura de partido a su alrededor. Ha prometido diezmar el gobierno que aspira a dirigir. Promete fuertes recortes en los servicios sociales. Quiere deshacerse de la moneda nacional.

Y en vez de hacer campaña con su esposa e hijos, la familia inmediata de Milei está formada por su hermana (que dirige su campaña), su novia (una actriz que se hizo famosa por imitar a su archirrival política) y sus cinco perros mastín (que son clones de su anterior perro).

El planteamiento es poco ortodoxo, pero funciona. En agosto, Milei ganó las primarias abiertas del país con el 30 por ciento de los votos, por delante de los candidatos del partido de centroizquierda que gobierna el país y del partido conservador tradicional. Desde entonces, ha seguido liderando las encuestas y los analistas dicen que es probable que logre los votos necesarios en las elecciones del domingo para pasar a una segunda vuelta o ganar los comicios.

Pero sus comentarios del pasado aún lo persiguen.

“Habló mal del papa”, dijo María Vera, de 47 años, vendedora de empanadas en una villa miseria llamada Villa 21-24, en el sur de Buenos Aires. “Si Milei no quiere tener respeto al padre, no sé a quién”. Ella no va a votar por él, dijo.

En una carretera que conduce a un barrio popular, las paredes estaban cubiertas de carteles con el rostro del papa y un mensaje claro: “Milei lo odia. El pueblo lo ama. ¿Vos dónde te parás?”.

El Vaticano ha guardado silencio sobre el asunto y no respondió a una solicitud de comentarios. Pero en Argentina, los líderes eclesiásticos están contratacando.

El mes pasado, algunos de los principales sacerdotes católicos de Argentina organizaron una misa en la Villa 21-24 para expiar los “insultos indignos” de Milei hacia el papa. Levantaron un altar afuera de la iglesia y 30 sacerdotes leyeron una declaración de apoyo al papa Francisco, mientras los feligreses llenaban la calle.

El líder de la iglesia, el padre Lorenzo de Vedia, conocido como padre Toto, dijo que gran parte de su rebaño sigue sacando a relucir los comentarios de Milei. Afirmó que incluso la gente que no está tan involucrada en la vida cotidiana de la Iglesia, está ofendida, todavía más que “tiene posibilidad de ser presidente”, dijo.

Sus oponentes han intentado aprovechar la polémica.

Sergio Massa, ministro de Economía argentino, que aparece en las encuestas en segundo lugar, después de Milei, aprovechó su única oportunidad de interpelarlo durante un debate celebrado este mes para preguntarle sobre el papa. “Ofendiste al jefe de la Iglesia” , le dijo. “Quiero pedirte que aproveches estos 45 segundos para pedirle perdón al papa, que es el argentino más importante de la historia”.

Milei trató de desestimar sus comentarios diciendo que los hizo antes de entrar en política, aunque varios han sido hechos desde que fue elegido para el Congreso en 2021. También dijo que se había disculpado con el papa, aunque el Times no pudo encontrar un registro de eso y su campaña no pudo proporcionar detalles específicos.

“Si me equivoco, no tengo problema en repetir que estoy arrepentido”, dijo Milei a su oponente en el debate. “Dejá de chicanear y dedicate a bajar la inflación”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí