La nueva Guyana petrolera y su proyección internacional

0
570

Uno de los países más pobres de América puede pasar a tener la mayor producción de petróleo per cápita del mundo, trastocando la relación con sus vecinos.

El rápido aumento de la producción de petróleo impulsará significativamente los ingresos públicos y la economía de Guyana. El ministro de Finanzas, Ashni Singh, declaró que en 2023 los ingresos del petróleo crecerán un 31% interanual, hasta 1.630 millones de dólares.

Actualmente Venezuela y Guyana  tienen una disputa territorial en la zona conocida como la Guayana Esequiba, la cual está bajo la administración de Guyana, siendo reclamada por Venezuela.

ExxonMobil hizo su primer descubrimiento de petróleo de categoría mundial en aguas territoriales de Guyana en 2015. Desde entonces, el supergran grupo energético ha realizado más de 30 descubrimientos de petróleo de alta calidad en el Bloque Stabroek, de 6,6 millones de acres, que Exxon estima que alberga al menos 11.000 millones de barriles de recursos petrolíferos recuperables.

Estos descubrimientos han desencadenado un extraordinario boom energético, que ha convertido a Guyana en un productor de petróleo reconocido mundialmente. A finales de 2022, la antigua colonia británica bombeaba una media de 360.000 barriles diarios y ocupaba el 17º puesto mundial en reservas de petróleo.

El gobierno de Georgetown cree que las aguas territoriales de Guyana contienen más de 25.000 millones de barriles de recursos petrolíferos, lo que pone de manifiesto que aún quedan por descubrir más yacimientos de primera categoría

Esta tremenda dotación de hidrocarburos está resultando ser una bendición para la economía de Guyana.

Todo indica que, a diferencia de su vecino Surinam, que comparte la cuenca Guyana-Surinam y atraviesa algunas dificultades, el floreciente auge de los hidrocarburos de Guyana seguirá adelante durante 2023.

En tan sólo siete años, la costa de Guyana se ha convertido en la zona petrolífera fronteriza más caliente del mundo. Está atrayendo una atención considerable por parte de compañías petroleras extranjeras que buscan aumentar sus reservas y producción con un crudo más ligero y dulce, que tiene una intensidad de carbono relativamente baja para su extracción.

El atractivo de Guyana para los inversores energéticos se ve reforzado por una geología favorable, unas infraestructuras petrolíferas en expansión y unos precios de equilibrio bajos que se estiman en torno a los 35 dólares por barril. Aunque el Gobierno de Georgetown ha dejado claro que las petroleras no obtendrán acuerdos de producción compartida en condiciones excesivamente ventajosas, como hizo el consorcio liderado por Exxon con el bloque Stabroek, Guyana sigue teniendo un régimen regulador atractivo.

El gobierno de Georgetown cree que las aguas territoriales de Guyana contienen más de 25.000 millones de barriles de recursos petrolíferos, lo que pone de manifiesto que aún quedan por descubrir más yacimientos de primera categoría.

En virtud de los PSA renovados, las petroleras pagarán un canon del 10%, uno de los más bajos de Sudamérica, por todo el petróleo producido y vendido. También hay un reparto del 50% de los beneficios del petróleo con Georgetown y un impuesto de sociedades del 10%.

La actualización del PSA forma parte de los planes del gobierno para promover la industria petrolera de Guyana en alta mar y aumentar al mismo tiempo la parte de los ingresos petroleros que corresponde al país, lo que reforzará una economía ya en rápido crecimiento y financiará al mismo tiempo el desarrollo de infraestructuras cruciales.

El presidente de la filial de Exxon en Guyana: Alistair Routledge

El presidente de la filial de Exxon en Guyana, Alistair Routledge, declaró que la gran empresa energética está estudiando la posibilidad de pujar por los bloques. Los bloques de aguas profundas que se ofrecen encajan perfectamente con las participaciones de Exxon en los bloques vecinos de Stabroek, Canje y Kaieteur, de los que es operador.

La magnitud del auge del petróleo en Guyana y el impulso que está dando a la economía del empobrecido país sudamericano es nada menos que fenomenal. En un periodo de siete años, desde el primer descubrimiento de petróleo de Exxon en 2015, Guyana se ha convertido en un importante productor regional de petróleo y va camino de convertirse en un exportador mundial de petróleo de primer nivel. Las reservas de la antigua colonia británica no dejan de crecer. S&P Global calculó recientemente que se han descubierto más de 15.000 millones de barriles de petróleo en las aguas territoriales de Guyana desde el hallazgo de Liza por Exxon en 2015. Las reservas de petróleo se expandirán a buen ritmo si se mantiene el actual ritmo de éxito de las exploraciones, lo que es muy probable si se tiene en cuenta el considerable capital que se está invirtiendo en las costas de Guyana.

El gigante energético también prevé que la producción de petróleo de Guyana alcance el millón de barriles diarios en 2030. La consultora del sector Rystad Energy calcula que Guyana bombeará 1,7 millones de barriles diarios en 2035, una cifra superior a la de otras grandes cuencas marinas, como la del Golfo de México, y que situará al país como cuarto productor mundial de petróleo en alta mar. S&P Global predice que los descubrimientos de petróleo existentes son suficientes para impulsar la producción hasta los dos millones de barriles diarios en 2035, y que cualquier hallazgo adicional podría elevar aún más esa cifra. La creciente inversión extranjera en el sector de los hidrocarburos de Guyana, unida a la construcción de infraestructuras industriales cruciales, liberará todo el potencial de la cuenca, lo que dará lugar a nuevos descubrimientos y al aumento de las reservas y la producción de petróleo.

El rápido aumento de la producción de petróleo impulsará significativamente los ingresos públicos y la economía de Guyana. El ministro de Finanzas, Ashni Singh, declaró que en 2023 los ingresos del petróleo crecerán un 31% interanual, hasta 1.630 millones de dólares.

El aumento de los ingresos fiscales procedentes de los cánones y las exportaciones de petróleo permitirá a Georgetown financiar inversiones adicionales en infraestructuras industriales esenciales, como puertos de aguas profundas, centrales eléctricas de gas natural y refinerías de petróleo. A medida que estos activos entren en funcionamiento, impulsarán una inversión aún mayor en actividades de exploración y desarrollo, al tiempo que contribuirán a reducir los costes de explotación y los precios de equilibrio.

El enorme auge del petróleo en Guyana es responsable de un notable aumento del crecimiento económico. En 2021, el producto interior bruto de Guyana creció un notable 23,8% y, en 2022, la friolera del 57,8%, con una previsión del 25,2% para 2023. Este asombroso ritmo de crecimiento económico continuará a medida que se acelere el auge del petróleo en Guyana, con la llegada de inversiones energéticas extranjeras a lo que se describe como la zona petrolífera fronteriza más caliente del mundo.

Fuente : Staff Inversiones y Negocios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí