La emprendedora Panameña que se abre camino en Silicon Valey.

0
40

La CEO y socia fundadora de Wisy, startup de tecnología creada en Panamá y radicada en Silicon Valley que resuelve con inteligencia artificial un problema billonario para la industria de consumo masivo, nos cuenta su experiencia y seis puntos clave para triunfar.

Ciertamente, emprender no es fácil. Es como con una carrera de velocidad en donde se compite por clientes, por desarrollar la mejor tecnología y por moverse más rápido que los demás. Pero también lo comparo con una maratón: es un esfuerzo continuo a largo plazo. Y, por último, lo asemejo a una carrera de obstáculos, en donde cada desafío lleva a seguir aprendiendo. Siempre hay que recordar que los obstáculos son también oportunidades.Nos contó Min Chen es co-fundadora y CEO de Wisy .
El ser mujer ha agregado una dimensión adicional al camino del emprendimiento. Durante mi trayectoria profesional hay lecciones profundas que he aprendido producto de estas “oportunidades” y que resumo en seis puntos clave. Espero que sean útiles, especialmente para esas emprendedoras panameñas que tanto se esfuerzan y para aquellos que las apoyan en el camino.

Sé la directora de la orquesta

Los emprendedores son personas a las que les gusta hacer, resolver problemas y crear cosas nuevas. Son como músicos expertos en su instrumento, generalmente los mejores en su clase. Sin embargo, al liderar una empresa necesitamos dejar de ser músicos y convertirnos en directores de orquesta. Este es un cambio de rol que inicialmente es difícil. Ahora nuestra responsabilidad no es un instrumento en particular, sino todo un equipo de músicos, y nos toca aprender a dirigir y a crecer en este rol.

  • Aprende a empoderar a tu equipo.
  • Aprende a delegar más sin bajar el nivel de calidad que requieres para ser exitosa.

Desafía los estereotipos

Cuando se piensa en un emprendedor, la mayoría de las personas no lo asocian con una mujer. Por ejemplo, en Silicon Valley, un emprendedor exitoso se ve como un hombre blanco, graduado de Stanford y que ha trabajado en Google y Apple. Esas cosas desmotivan, independientemente de cuál haya sido nuestra trayectoria. Lo importante es no dejarse desanimar y convertir la desmotivación en ambición. Si queremos cambiar esta premisa de la sociedad, tenemos que ser exitosas a pesar de que existan estos estereotipos.

  • Busca ejemplos de mujeres empresarias y emprendedoras que te inspiren o únete a una agrupación empresarial. Esto te dará apoyo en los momentos difíciles.
  • Recuerda todos los logros que has tenido y que te han llevado adonde estás.

Sácale partido a tu edad

Otro estereotipo que comúnmente se asocia a los emprendedores es el tema de la edad. Incluso se llega a considerar que es muy tarde para emprender si una persona ya no está en sus 20. En Silicon Valley, la mayoría de los emprendedores son personas recién graduadas de la universidad con uno o dos años de experiencia. Es poco común encontrar emprendedores en los 40 por lo que consideraban que estábamos muy viejos para llegar a ser un unicornio, término que describe a aquellas empresas emergentes o startups cuyo valor es de más de mil millones de dólares. Sin embargo, la pandemia reveló las ventajas de ser emprendedores con mayor experiencia de vida para navegar la situación y salir adelante. La edad, que antes no se veía bien, ahora es algo a nuestro favor.

  • Replantea tu edad y tu experiencia como una ventaja: ¿Qué beneficios te da tu edad como fundadora y CEO? ¿Qué beneficios le agrega a tu emprendimiento.

Atrae a la gente correcta a tu equipo

Como emprendedora no puedes hacerlo todo sola. Necesitas un equipo de trabajo y que estén alineados. Con tus socios, plantea claramente tus valores y la visión desde el inicio. Ten un proceso claro y transparente para que todos sepan cómo se dividirán los beneficios de la empresa. Es importante comunicar las expectativas: ¿Cuánto esfuerzo aportará cada uno? La inteligencia emocional es esencial. Mis socios y yo hemos tenido desafíos que han puesto a prueba nuestra paciencia y amistad, pero los hemos superado, saliendo de ellos más fortalecidos.

Con respecto al equipo, los valores y la visión deben estar claros. En el caso de Wisy, el equipo sabe que no estamos aquí solo para hacer dinero, sino para hacer una diferencia, y eso involucra otro nivel de compromiso. Siempre buscamos personas que además de tener las habilidades tengan esa actitud, esa pasión y que se sientan parte de la visión. El equipo de trabajo es lo más valioso que tiene una empresa.

  • Haz el ejercicio de articular tus valores y tu visión y comunícalo a tu equipo.
  • Evalúa la actitud de las personas que vas a contratar, no solo su habilidad profesional. ¿Están entusiasmados por tu visión? ¿Comparten tus valores?
  • Invierte en cultivar la inteligencia emocional en ti y en tus socios.

Aprende a cacarear

Las mujeres estamos condicionadas a buscar validación. No estamos acostumbradas a creer en nosotras mismas al punto de tener una buena autoestima. Existe una diferencia importante entre la autoestima y la autoconfianza. La autoconfianza es confiar en mis habilidades, saber que yo puedo hacer lo que me he propuesto. Autoestima es saber que valemos lo que valemos y que ese valor no depende de lo que diga otra persona. Es saber que merecemos los honores que recibimos. Es tener la libertad de ir más allá de lo que la sociedad, nuestros padres o colegas piensan que podemos hacer. La baja autoestima nos hace sentir que no merecemos tomarnos los créditos. ¡Pusimos el huevo y no lo queremos cacarear! Yo no sabía cómo hacerlo y lo tuve que aprender.

  • Es importante la presentación, la proyección y la comunicación, de la misma manera en que es importante la experticia técnica o la gestión empresarial.
  • Da a conocer tus logros y aprende a tomar el crédito.

Usa a Panamá como tu campo de entrenamiento

Muchas emprendedoras consideran que estar en Panamá, al ser un mercado pequeño y con poca inversión para emprendimientos es una desventaja. Yo no lo veo de esa manera. Una de las cosas que aprendí fue que el hecho de haber comenzado en Panamá, donde no es fácil emprender, me dio a mí y a mis socios las herramientas para navegar las marejadas que trajo la pandemia. Silicon Valley, con todos los beneficios que tiene, es como una gran piscina en donde no hay oleaje. La pandemia hizo desaparecer la piscina y a todos nos tocó navegar en alta mar.

Todos esos desafíos que se vieron como obstáculos nos hicieron desarrollar más dedicación, compromiso, resiliencia e ingenio. Nos preparó para abrirnos camino en el mercado estadounidense en donde inicialmente no éramos vistos como el próximo unicornio.

También hay una característica distintiva de Panamá que es parte fundamental del ADN de Wisy y que aplica a los demás emprendimientos de nuestro país. La diversidad cultural de Panamá nos da la ventaja de tener una visión más amplia de los retos que tienen nuestros clientes en diferentes partes del mundo. No es lo mismo un cliente en un mercado latinoamericano o asiático que un cliente en un mercado norteamericano o europeo. Nosotros entendemos que lo que funciona en un país no necesariamente lo hará en otro y eso lo tomamos en cuenta para diseñar nuestra solución tecnológica, nuestro equipo, nuestros procesos, incluso nuestros contratos. Todo esto es fundamental para ser una compañía verdaderamente global. Esta visión nos la da venir de un entorno en donde no todo funciona bien ni tampoco está estandarizado.

Un mensaje final que me parece muy importante transmitir a todos los que deseen emprender es que debemos tener resiliencia para lograr el éxito, pero nunca sacrificando quiénes somos. Es más sabio aceptar nuestras diferencias y jugar las cartas que nos han tocado en vez de buscar ser algo que no somos. Si hay algo que he aprendido en estos quince años como emprendedora es que el obstáculo más grande es uno mismo. Una vez que nos convenzamos de que podemos llegar tan lejos como queramos, todo es posible.

Fuente : Staff Inversiones y Negocios

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí