La desaparición de Kate Middleton debería aterrorizar a las marcas en las redes sociales

0
716

Nos referimos, evidentemente, a la crisis del palacio de Kensington con Kate Middleton (porque quién no). No obstante, la monarquía inglesa es básicamente una gran marca mundial, y por algo se conoce como La Firma, y el problema en el que se ha metido en estos momentos es un aviso para cualquier compañía que se considere capaz de gestionar sus propios mensajes.

Lo que ha hecho que los aficionados a la realeza más casuales se transformen en entusiastas investigadores profesionales de la red es la ahora infame foto que subieron los príncipes de Gales a la red social X (antes Twitter) este domingo.

La fotografía de Middleton con sus tres hijos estaba destinada a disipar los interrogantes acerca de su salud, pues no se la veía en público desde el mes de diciembre. En su lugar, la foto, obviamente manipulada, desató más alarmas. Afirmar que había sido la Princesa quien había modificado la imagen resultaba tan verosímil como que un directivo de una compañía dijera que había accedido a su cuenta de Instagram para arreglar una publicación.

La mayor parte del análisis de esa fotografía y del alboroto subsiguiente se concentró en cómo este incidente es una muestra temprana de lo que está por venir a medida que la inteligencia artificial y las falsificaciones (deep fakes) se introducen en nuestro mundo de la posverdad.

Sin embargo, la pérdida de confianza de la sociedad en sus principales instituciones (incluida la corona inglesa) se inició mucho antes de que aparecieran estas tecnologías.

Las teorías conspirativas, similares a las que circulan en torno a la desaparición de la princesa, son más propensas a afianzarse cuando la gente intenta tener una sensación de control y seguridad cuando las reglas y estructuras de poder consolidadas en el mundo están en constante cambio.

Al reconocer que pueden parecer fuera de su alcance y fuera de contacto, las marcas han recurrido a las redes sociales para encontrarse con sus consumidores dondequiera que estén.

La generación más joven de la familia real ha hecho lo mismo, intentando mostrar un lado de sí misma que durante mucho tiempo ha estado oculta detrás de toda la pompa y las circunstancias. Pero cuando intentas interactuar regularmente con una audiencia para parecer accesible, solo amplifica la decisión de guardar silencio cuando las cosas cambian.

No sabemos qué está pasando con Middleton y ella tiene derecho a su privacidad.

Pero la familia se ha puesto en la incómoda posición de estar a caballo entre los nuevos y los viejos medios, exponiendo la expectativa de hablar con sus seguidores directa y sinceramente a través de X e Instagram. Pero en este momento de crisis, ha recurrido a la antigua forma de hacer negocios: comunicados oficiales y explicaciones que hacen vagas referencias a “asuntos personales” y “nombramientos privados“.

La familia real ha aprendido por las malas lo que toda marca de gran empresa ya debería saber: si vas a jugar en las redes sociales y cortejar a una audiencia comprometida y activa, es mejor que sepas lo que estás haciendo. Un seguimiento sofisticado analizará cada uno de tus movimientos y separará cada una de tus publicaciones.

Es dinámico y divertido cuando los tiempos son buenos, pero no tanto durante una crisis. Su audiencia, sin embargo, esperará saber de usted en ambas ocasiones. Si te quedas callado, llenarán el vacío con sus propios TikToks, tweets y publicaciones de Instagram. Y si te atreves a mentirles, lo detectarán inmediatamente, degradando aún más la confianza y la buena voluntad que hayas logrado generar.

En este caso, es una embajadora clave de la marca quien tiene los problemas de salud; simplemente no sabemos de qué variedad ni qué gravedad. La crisis de “¿Dónde está Kate?” se ha sentido más agudamente en gran parte debido al nivel inusual de transparencia que el rey Carlos III ha brindado sobre su propia salud.

Las redes sociales pueden ser una herramienta poderosa para las instituciones que intentan restaurar y generar confianza. Pero puede destruirlo con la misma rapidez.

Fuente : Team Inversiones y Negocios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí