Estas son las 10 tendencias detectadas en el informe de LLYC que marcarán el Marketing y el Consumo en 2023

0
716
Retail and technology. Retail as a Service.

La revolución de los contenidos: IA Generativa. Mediante la Inteligencia Artificial tanto empresas como profesionales podrán automatizar tareas y entrar en los procesos creativos, generando desarrollos y contenidos originales personalizados para sus marcas, de una manera rápida, creíble y con un considerable ahorro de tiempo y dinero.
Behavioral economics ¿intención vs. comportamiento? Esta disciplina mejora la efectividad en las actividades comerciales y ayuda a entender las decisiones que tomamos en nuestro día a día. Comprender y accionar estos patrones es fundamental para reducir la brecha entre la intención y el comportamiento. Las empresas que usan estás prácticas consiguen una mayor conversión en el funnel de ventas, mejorando y ampliando su historial de transacciones.
La lucha por la monetización de los contenidos. Los creadores de contenido son cada vez más celosos de su autonomía con respecto a las redes sociales. Cualquier cambio en sus algoritmos puede penalizar el alcance orgánico de los contenidos y, por tanto, sus ingresos. Este es el principal motivo por el cual cada vez más deciden apostar por modelos de suscripción directa, sin intermediarios, teniendo en cuenta el alcance real que se puede obtener. Segmentar el mercado imposibilita captar audiencias masivas, por lo que tanto creadores como plataformas se necesitan mutuamente. Un equilibrio que aún está por esclarecerse.
Cada centavo ¿cuenta? Atribución en las decisiones de compra. Lo importante a la hora de elegir los modelos de atribución adecuados para cada campaña o negocio es el conocimiento: los puntos de contacto del cliente, los canales, los dispositivos utilizados, el objetivo de la campaña y el buyer persona. Para dominar esto, los datos y la IA son clave.
CX desde el zero party data y la personalización. La experiencia del cliente (CX) seguirá siendo la prioridad número uno para las empresas en este 2023. Las marcas se enfrentarán a consumidores más conectados, más digitalizados e informados y mucho más exigentes, por lo que es necesario tener claro dónde y cómo centrar los esfuerzos. La personalización será la baza más poderosa para mejorar el CX. Los consumidores exigen más privacidad, pero cuando están conectados a una marca están dispuestos a compartir de manera proactiva sus datos.
Precios altos, gastos bajos. Las perspectivas de la dinámica de consumo son cada vez más conservadoras, preparando el terreno para el regreso de los cazadores de promociones, con el fin de suavizar la economía del hogar. Por ello se espera que las marcas se esfuercen por diferenciar su producto/servicio, así como que el precio de ello sea cada vez más competitivo frente a un consumidor más cauto y atento al gasto del hogar.
Adiós Big Data, hola Huge Data. El crecimiento de los datos es exponencial. Son y serán el principal activo de las organizaciones como centro de la transformación digital. Sin embargo, son tan buenos como las preguntas que les hagas. Si lo hacemos desde una perspectiva de negocio coherente y con fuentes de información fiables, contaremos con una gran ventaja competitiva en el sector.
Súper apps y súper expectativas. En este 2023 se tendría que analizar aún más la experiencia con la aplicación, creando una holística centrada en el cliente que consolide funciones y obligue a los usuarios a integrarla en su vida diaria. Pensar desde el punto de vista del cliente provocará que las soluciones sean más prácticas e integradoras.
El metaverso que no llega. Aunque todavía existen dificultades que entrañan su construcción y que hacen que exista un largo camino para implementarlo, el metaverso continúa siendo un elemento de primera línea en la agenda de muchos CMO, CIO y CTO. Es el momento de experimentar y encontrar nuevas formas de usar entornos virtuales 3D en paralelo a que el metaverso continúe desarrollándose a lo largo de estos años.
D-commerce: Descentralizado, Directo y Democrático. Hoy 6 grandes empresas controlan el 60% del comercio electrónico mundial. La evolución de la Web 3.0 y la tecnología blockchain permitirán generar una red totalmente descentralizada en la que se eliminará la necesidad de un intermediario para cualquier transacción. Esto permitirá a las compañías vender sus productos a los usuarios de forma directa y personalizada, hacer un e-commerce más transparente, horizontal y democrático basado en relaciones P2P con una mejora en la seguridad.
Fuente : Ibo Sanz, Director Senior Global de Estratégia Deep Digital Business en LLYC.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí