Aumento de la confianza podría ser la clave de la recuperación económica en América Latina según informe de BID

0
383

.

El documento detalla que las sociedades que tienen más confianza, tienden a tener mayores medidas como financiamiento y menos comercio informal, mientras que los que desconfían más, tienen brechas más marcadas.

“Promover la confianza mediante una mayor transparencia e instituciones más sólidas debería ser una prioridad en la agenda política de América Latina y el Caribe. Colocar la confianza en el centro de la toma de decisiones gubernamentales reavivaría significativamente el desarrollo en la región”, dijo el presidente del BID, Mauricio Claver-Carone.


Otro dato relevante es que, según el estudio, nueve de cada diez personas desconfía del prójimo, lo que indica que que los niveles de confianza equivalen a una cuarta parte de niveles de países desarrollados que integran la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico OCDE.

 7 perspectivas económicas que impactarán las finanzas de los latinoamericanos durante 2022

Quién añadió que “mayor confianza significa menos burocracia que daña a los negocios, a las inversiones y a la innovación. Significa gobiernos más transparentes, comprometidos en cumplir sus promesas y a rendir cuentas. Y, por último, también implica ciudadanos comprometidos que den voz a sus opiniones y participen activamente para realzar las democracias y apoyar la construcción de sociedades más inclusivas”8

Según señalaba el comunicado, los países con mayor confianza tienden a gozar de mayores niveles de productividad, mientras que aquellos donde los índices de confianza son bajos, poseen una economía informal más grande en relación con su PIB.

Además, el informe arrojó que los mayores niveles de confianza se asocian con lo siguiente: 

  • Democracias más robustas
  • Más emprendedores e innovación
  • Mayor crecimiento de empresas y contratación de más empleados
  • Más firmas productivas en cadenas globales de suministro
  • Mayor recaudación impositiva
  • Mayor inclusión financiera
  • Menos regulaciones y menos obstáculos para nuevas empresas; más competencia
  • Más apoyo a políticas efectivas para combatir el crimen
  • Mayor disposición a apoyar medidas para combatir el cambio climático
  • Más demanda de bienes públicos, como educación de calidad
  • Mayor interés en participar de esfuerzos colectivos

Mientras, las que las que se asocian con menores niveles de confianza son: 

  • Democracias más frágiles
  • Menor innovación y toma de riesgos
  • Ingresos fiscales reducidos
  • Mayor informalidad laboral
  • Ineficiencias en los mercados financieros
  • Más, y más onerosas, regulaciones
  • Políticas contra el crimen más rigurosas pero menos efectivas
  • Menor apertura a hacer sacrificios relacionados con el cambio climático
  • Menor demanda de bienes públicos e inversiones
  • Menor disposición a participar en esfuerzos colectivos

Confianza en los gobiernos es una puerta a la inversión empresarial 

El informe refleja que uno de los sectores más afectados por la desconfianza es el papel del Estado y cómo se percibe para el empresariado. En este sentido, afirma que al tener menos confianza en los procesos burocráticos, dejar menos información al público y generar más aislamiento público hace que aumente la desconfianza, haciendo menos políticas públicas o procesos públicos que no ayudan a la creación y fomento empresarial. 

Le puede interesar Tecnología, la ruta para el crecimiento de las pymes

Estos dos detalles van de la mano al ser un componente sinérgico, por un lado, al no hacer mejor política pública las empresas no se asientan, es decir, al no generar un ambiente propicio no se crean, mantienen o crecen al no sentirse “cómodos” o “seguros” en el territorio.

 “A menudo damos por sentada la confianza en el debate actual sobre políticas económicas, por considerar que las raíces de este problema son de naturaleza estructural”, dijo Susana Cordeiro Guerra, gerente del Sector Instituciones para el Desarrollo del BID. “Sin embargo, los gobiernos cuentan con poderosas herramientas para revertir esto. Fortalecer las instituciones del sector público, eliminar regulaciones de aplicación arbitraria y poner más información a su disposición, empoderará a los ciudadanos y firmas para disuadir y detectar conductas poco fiables, aumentando su confianza en el sistema” afirmó.

Otros detalles sobre este tema fueron que:

  • La transparencia de las elecciones, instituciones de los partidos políticos, participación ciudadana y corrupción, entre otros factores de gobernanza democrática, resultan esenciales para incrementar la confianza.
  • Abordar los desafíos de confianza es fundamental para poder enfrentar complejos desafíos, como el cambio climático.
  • Los gobiernos y los medios pueden brindar información de modo tal que favorezca las reformas pro-crecimiento necesarias, disminuya la evasión impositiva e incentive la prevención del crimen, entre otras.
  • Reforzar los incentivos dentro del sector público para mejorar el bienestar ciudadano es clave para que los gobiernos sean capaces de cumplir sus promesas, lo que impulsaría su credibilidad frente a los ciudadanos.
  • La falta de confianza ralentiza la digitalización, en parte porque los ciudadanos temen por la ciberseguridad. De mejorarse la ciberseguridad, la región podría avanzar más rápidamente hacia la transformación digital tanto del sector público como del privado.

También se publicó una tabla sobre la confianza de la población por países: 

La institución también concluye que este 2022 podría ser determinante para algunos países, ya que se encuentran en cambio de autoridades, cambio de políticas públicas o autorización de inversión extranjera, esto en camino de una “normalidad” empresarial, financiera y económica que comenzó a partir del año pasado con la adaptabilidad de la situación por la pandemia.

Staff : Inversiones y Negocios

Fuente: BID

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here