Banco Mundial: PIB de LatAm crecerá un 2% en 2023, por debajo del desempeño global

0
536

Latinoamérica y el Caribe se moverán en medio de dudas por el desempeño económico de los principales socios comerciales en el G7, así como por el impacto del fenómeno de El Niño.

El Banco Mundial ajustó al alza sus proyecciones de crecimiento del PIB de Latinoamérica y el Caribe para 2023, del 1,4% estimado anteriormente por la oficina del economista jefe de la entidad al 2%, aunque los países de la región se mantendrían por debajo del desempeño mundial.

Y es que si bien el PIB en América Latina es 11% superior a su nivel prepandémico (2019), gracias al impulso particularmente del consumo privado, en Asia Oriental y Meridional este es un 30% superior y en Europa Oriental, aún afectada por la guerra, un 15% por encima.

“Las escasas perspectivas de crecimiento en América Latina y el Caribe no son consecuencia de la pandemia, sino que reflejan temas estructurales que no han sido abordados”, indicó el organismo multilateral.

En todo caso, la región “demostró́ mayor resiliencia y menor volatilidad” en sus pronósticos que Norteamérica, Europa Oriental y Europa Occidental.

Para el 2024, el BM proyecta que la tasa de crecimiento de la economía de la región se ubique en 2,3% y en el 2025 en el 2,6%.

El BM dice que estas tasas de crecimiento serían similares a las de la década de 2010, pero no serían suficientes para lograr los avances tan necesarios en materia de inclusión y reducción de la pobreza.

Latinoamérica se moverá en medio de las inquietudes por el desempeño económico de los principales socios comerciales en el G7, así́ como las perspectivas cada vez más inciertas de China, según el BM.

Por mercados, se tiene que el mayor crecimiento en Latinoamérica y el Caribe se registraría en Guyana con un 29% en el 2023; de 38,2% en el 2024 y de 15,2% en el 2025.

Dentro de las mayores economías de la región, Panamá tendría el mejor desempeño con el 6,3% estimado para el 2023.

En Centroamérica también destaca el crecimiento estimado para Costa Rica, en donde la proyección es del 4,2% para este año. En Norteamérica, México crecería el 3,2% en el 2023.

En Sudamérica, después de Guyana, el mayor crecimiento lo registraría Paraguay (4,8%), seguido por Brasil (2,6%), Surinam (2%), Bolivia (1,9%), Colombia (1,5%), Uruguay (1,5%) y Perú (0,8%).

En cambio, la economía de Argentina se contraería un -2,5, la chilena un -0,4% y de Venezuela no hay datos disponibles.

Un panorama aún incierto para la economía de LatAm

El reporte indica que “a pesar de las buenas noticias recientes en torno a la inflación, las tasas de interés muy elevadas observadas en los países avanzados aún no comienzan a descender”.

De otro lado, “y a pesar de algunas caídas recientes, los precios actuales de las materias primas son moderadamente elevados en términos históricos, impulsando las exportaciones, aunque en menor medida que en picos recientes, y puede que este impulso disminuya aún más si la economía china tropieza”.

“Los precios de las materias primas se atenuaron, mientras que las tasas de interés mundiales siguen elevadas. A pesar de estos factores, y de la llegada del fenómeno de El Niño, que se espera limite la producción agropecuaria o cause perturbaciones en varios países, las perspectivas de crecimiento de América Latina y el Caribe para el 2023 se han modificado ligeramente al alza desde los bajos niveles observados en mayo de 2023”, señala el reporte.

En el caso del costo de vida, se explica que las presiones inflacionarias externas se están debilitando.

Y “si bien estos precios siguen siendo elevados en términos históricos, impactando de manera especial los presupuestos de los hogares más pobres, su retroceso desde los picos observados en 2022 contribuyó a la moderación de la inflación general”.

En el ámbito fiscal, el gasto público continúa siendo elevado, aunque muestra variaciones entre los diferentes mercados.

Las ayudas temporales dirigidas a individuos vulnerables y empresas, implementadas durante la pandemia, están experimentando una disminución, aunque de manera parcial, explica el BM.

Simultáneamente, en diversos países, los demás rubros de gastos no muestran reducción e, incluso, algunos han aumentado.

Esta coyuntura, combinada con la persistente carga generada por el servicio de la deuda debido a las altas tasas de interés, restringe el margen fiscal y obstaculiza el progreso en términos de disminución de la deuda.

La relación deuda/PIB ha descendido al 64% del PIB, en comparación con el 67% registrado hace un año, aunque aún se mantiene significativamente por encima del nivel de 2019 (57%).

El efecto de China en la economía de Latinoamérica y el Caribe

La economía de Latinoamérica se muestra especialmente a la expectativa del desempeño de China, dado que es un actor relevante detrás de los precios de las materias primas.

Según datos del Banco Mundial, en el año 2000 el mercado chino representaba menos del 2% del comercio total de Latinoamérica y el Caribe, mientras que en el 2022 creció al 17%.

En este sentido, una “menor demanda de China afectará así la dinámica comercial de los países de América Latina y el Caribe, en particular aquellos que dependen de la exportación de materias primas”.

Una desaceleración en China también se podría reflejar en una reducción del nivel de inversiones y de financiamiento en la región.

Esto en la medida en la que China representa un 9% de la inversión extranjera directa (IED) en Latinoamérica y el Caribe, lo que se refleja en múltiples áreas como la infraestructura.

El fenómeno de El Niño

El impacto del fenómeno de El Niño también incidirá en el desempeño de la economía latinoamericana en medio de la lucha contra la inflación y especialmente los impactos que afrontará el campo.

No obstante, estos efectos son dispares en la medida en la que el efecto del Niño no es parejo a lo largo de América Latina y el Caribe, destaca el informe.

Por esto mismo, se anticipa una reducción de 0,8 puntos porcentuales en el crecimiento de aquellos países ubicados en áreas tropicales y húmedas.

Entre tanto, para aquellos países ubicados en áreas templadas y áridas se espera una reducción de 0,7 puntos porcentuales.

La corporación financiera Corficolombiana ha explicado además que El Niño coincide con aumentos en los precios que oscilan entre 1 y 5 puntos porcentuales en Bolivia, Colombia y Ecuador.

El Banco Mundial advierte de que algunos mercados de Latinoamérica ya comienzan a sentir los efectos de El Niño, con ejemplos como el de la histórica sequía en Panamá, que obligó a la Autoridad del Canal a reducir el volumen y el número de buques que lo cruzan el canal.

Otros mercados afectados incluyen a Perú, en donde la agricultura y la pesca, así como las actividades de procesamiento asociadas, ya han sido afectadas por El Niño, de acuerdo con el Banco Central de ese país.

Mientras tanto, en Colombia se aumentaron las importaciones de gas natural licuado (GNL) para conservar la operación de las hidroeléctricas en vísperas del Niño.

Y en Chile, el Gobierno declaró el estado de catástrofe las regiones de O’Higgins, Maule, Ñuble y Bío-Bío ante las fuertes lluvias asociadas con El Niño.

Este escenario es de especial atención en Latinoamérica en la medida en la que “está particularmente expuesta a los eventos climáticos extremos que El Niño puede traer consigo, dado que la región depende de las exportaciones agropecuarias y ya es vulnerable a un aumento de la temperatura”.

FUENTE: BLOOMBERG LINEA

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí