EL CACAO PANAMEÑO, LA OPORTUNIDAD QUE MUCHOS DESCONOCEN…

Ante el presente entorno que vive el mundo donde hay cada vez mayor interés de conocer qué alimentos nos pueden aportar beneficios a nuestro organismo que nos permitan estar fuertes y sanos, hoy les presentamos un producto que visto como un negocio en Panamá, reúne las condiciones ideales para desarrollar no solo una capacidad exportadora de su grano, sino explorar las diversas alternativas en la industria alimenticia.

En Panamá en los últimos 5 años se han estado desarrollando iniciativas en torno a este producto de la más alta apreciación por el mercado internacional que vale la pena destacar para quienes busquen un nicho de invertir en Panamá.

Razones del por qué Panamá puede extrapolar este producto a nivel del éxito de café Geisha.

  • Hace 2 años hubo una mesa de trabajo para la investigación del Cacao de Panamá, liderado por el MIDA y MICI con el objetivo de mejorar su material genético y el manejo fitosanitario a nivel de viveros, así como el registro de las empresas y el cumplimiento de las normativas del Comité Nacional de Semillas. En este estudio se incluyeron a todos los actores relacionados con la producción, comercialización e industrialización del cacao. (Fuente: MIDA.)
  • Entre los logros se destaca el reconocimiento del cacao criollo para la obtención de nuevos materiales genéticos, la inscripción de esta semilla para su debdo registro y el inicio del proceso de denominación de origen del cacao de Bocas del Toro.
  • Existe oferta de cacao molido y tostado en tiendas como Orgánica Store con presentaciones muy artesanales, sin embargo, también hay empresas con marcas como I Love Panama Chocolate que ha incursionado en mezcla y fusión de sabores exóticos con gran éxito, posicionándose así en mercados internacionales, así como otras marcas como Oro Moreno y Noceti, además del que se fabrica en tiendas especializadas como Athanasiou y La Praline Chocolatier y Chocolatísimo.
  • La producción de cacao genera entre 350 a 400 dólares de ganancia por cada año por hectárea.
  • El grano de Bocas del Toro es altamente valorado en el mercado europeo y estadounidense por sus características especiales en sabor, aroma, nutrición y conciencia ambiental.
  • A pesar que Panamá no llega a aportar ni el 1% de la producción mundial de cacao, el grano local si es capaz de competir en calidad con otros del resto del mundo.
  • La cooperativa más grande del país COCABO, maneja más de 6,000 hectáreas de cultivo de Cacao y es importante resaltar que esta cooperativa la componen más de 1,400 socios y esta cooperativa mantiene un acuerdo de cooperación con la empresa Alemana Forest Finance quienes tienen en Bocas del Toro 150 hectáreas de producción y asisten técnicamente a los miembros de COOCABO.
  • Según fuente del MIDA, en el año 2017/18, el país tuvo una disponibilidad de 10,560 quintales de cacao para la exportación y el mercado nacional, la cual puede incrementarse hasta 54,768 quintales en el transcurso de 5 años. Estamos hablando de un aumento de 418.6%.
  • Según la Dirección Nacional de Unidad de Agronegocios del MIDA, no hay excedente de cacao para atender el mercado local. Existe entonces una demanda insatisfecha ya que la producción en general se exporta.
  • Panamá mantiene la certificación de la Organización Internacional del Cacao del 50% en calidad de productor de cacao fino y de aroma.
  • Existe una alta demanda de compradores de gran peso en este rubro como Estados Unidos, Suiza, Australia, Países Bajos, Sudáfrica y Alemania, así como en el apartado de productos orgánicos.
  • La producción de la Cooperativa COCAO de Almirante, Bocas del Toro han logrado demostrar que su producto es 85% orgánico y han obtenido importantes certificaciones internacionales como Bio Suise Organic (para vender a Suiza), así como la Oregon Tilth (respecto a comercio con Europa y Estados Unidos) y la Fair Trade (Comercio Justo). Ya esta cooperativa comenzó a fabricar su propia marca de chocolate denominado: El Cocabo.

Aquí está la oportunidad servida en la mesa para quienes tengan el capital y sentarse a negociar con proveedores locales que busquen ya sea incrementar sus rendimientos productivos o desarrollar una industria de productos derivados del cacao en sus diversas gamas alimenticias.

Por: Ivan Jimenez,

Economista

Ministerio de Comercio e Industrias República de Panamá. 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*