LA ECONOMÍA LATINOAMERICANA SE RECUPERARÁ EN 2020, SEGÚN ESADE

  • Perú, Colombia y Chile seguirán registrando el mayor crecimiento, con una tasa del 3%-4%. La economía brasileña se incrementará hasta el 2% y, la mejicana, hasta el 1,4%. Argentina se mantendrá en recesión
  • Las economías desarrolladas mantienen un ritmo de crecimiento del 1,8%, excepto la de Estados Unidos, que llegará al 2,1%. Las economías emergentes mejorarán su tasa media hasta 4,6%; India hasta al 7% y, China, hasta el 5,8%

La economía latinoamericana se recuperará en su conjunto, tras un débil 2019. Esta es una de las principales conclusiones del Informe económico y financiero de Esade 2020, dirigido por Jose Ignacio Conde-Ruiz, profesor visitante de Esade y elaborado con la colaboración del Banco Sabadell. Según sus autores, Brasil podrá acelerar su ritmo de crecimiento hasta el 2% y México, hasta el 1,4%. Pese a una cierta mejoría, Argentina continuará en recesión. Perú, Colombia y Chile seguirán siendo las economías que más crecerán de la región, manteniendo una tasa del 3%-4%, siempre y cuando la inestabilidad política registrada durante los últimos meses no afecte a este crecimiento. Esta recuperación se suma a un crecimiento de la economía global en 2020 que según los expertos de Esade se situará en un 3,4%, gracias a la ayuda de las políticas macroeconómicas y a la recuperación de algunas grandes economías emergentes con problemas recientes.

Las economías desarrolladas crecerán en torno al 1,8%, una cifra muy parecida a la del año anterior. Estados Unidos, pese a desacelerarse, registrará un incremento del 2,1% gracias al acuerdo presupuestario alcanzado el año pasado y al apoyo de la Reserva Federal, con su reducción del tipo de interés oficial.

Las economías emergentes mejorarán su ritmo de crecimiento y alcanzarán una tasa media del 4,6%. Una media que superarán India, con un incremento del 7%, gracias al efecto de la política monetaria expansiva, de la reducción de impuestos a la empresa y de las ayudas gubernamentales al consumo en áreas rurales; y China, con otro del 5,8%, aunque esta última sufrirá una clara desaceleración debido a los efectos de la guerra comercial con Estados Unidos y al endurecimiento de su regulación financiera. Para Japón, sin embargo, la recuperación tampoco llegará este año y pasará de un crecimiento del 0,9% a otro del 0,5% en 2020, derivado de la debilidad del comercio internacional, que intenta combatir con políticas fiscales expansivas.

 

Europa mejora, con permiso del brexit

En la zona euro, la debilidad de la demanda externa y de la producción industrial seguirá lastrando a sus principales economías, aunque en 2020 mejorará algo su crecimiento, hasta el 1,4%. Lo mismo ocurrirá, según los expertos de Esade, en los casos concretos de Alemania (1,2%) y Francia (1,3%) y, en menor medida, de Italia (0,5%). Irlanda, Portugal y Grecia, crecerán algo por encima de esta media, porque siguen cerrando sus brechas de producción. Reino Unido también experimentará un crecimiento parecido al del año pasado y podría cerrar 2020 con un 1,3% si mantiene su política fiscal expansiva y lleva a cabo un brexit ordenado. De lo contrario, esta previsión podría descender notablemente.

Las economías del este de Europa, como Polonia, Hungría y Rumanía, seguirán creciendo entre el 3% y el 4%, gracias a los aumentos salariales y a la buena evolución del consumo. Rusia y Turquía, cuyo incremento en 2019 fue bastante débil, mejorarán sus cifras gracias al apoyo de las políticas fiscales de sus respectivos gobiernos.

El informe de Esade advierte que la política monetaria expansiva del BCE, como ya han advertido Mario Draghi y Christine Lagarde, no puede dar más de sí. Por esta razón, los expertos de Esade sostienen que una mayor coordinación a escala europea entre la política fiscal y la política monetaria ayudaría a afrontar con mayor eficiencia los retos económicos. A tal fin, apuntan que sería muy útil que la política fiscal aprovechara el espacio creado por los bajos tipos de interés, lo que permitiría al sector público financiarse a costes muy bajos. En este sentido, opinan que el diseño y la implementación del nuevo Plan Verde Europeo, acompañado de algún instrumento fiscal común, puede ser una gran oportunidad, no solo para avanzar en la integración fiscal europea, sino también para afianzar el crecimiento en el medio plazo en Europa.

 

 

Brexit, guerra comercial y otros riesgos, a la baja

A las citadas consecuencias negativas en cuanto al crecimiento económico global derivadas del brexit y de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, los expertos de Esade suman las que puedan originar una nueva desaceleración en los países emergentes, el contagio de la disminución de la producción industrial a áreas del sector servicios vinculados con ésta y a posibles turbulencias en los mercados financieros, aunque todos ellos son riesgos a la baja.

Para minimizar estos peligros, los expertos de Esade apuestan por el desarrollo de políticas domésticas que solucionen los problemas estructurales que lastran la inversión y el crecimiento en las economías emergentes, y por la relajación de la tensión comercial, ya que un recrudecimiento de ésta podría afectar a la eficiencia de la cadena de valor global. En la medida que las familias mantengan sus niveles de confianza actuales, se seguirá creando empleo y se mantendrá la pauta del consumo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*